Búsqueda de Orígenes y Viaje de Retorno

La expresión “búsqueda de orígenes” hace referencia al conjunto de acciones que una persona adoptada o su familia llevan a cabo para conectar con su pasado preadoptivo. Esta búsqueda se traduce no sólo en una búsqueda de la familia de origen, sino también de la cultura, la lengua y el país donde vivió antes de ser adoptado. La necesidad de completar y de saber, en definitiva, es lo que motiva el proceso de búsqueda de orígenes.

La tendencia actual entre los especialistas es que esta búsqueda se debe hacer con una preparación previa en la que el niño o niña, el adolescente, el joven o incluso el adulto, esté acompañado de apoyo emocional por parte de profesionales de la mediación, especialmente si se desea establecer contactos con la familia de origen.

La búsqueda parte, generalmente, de la necesidad individual de retomar lo perdido o de conocer lo desconocido, aunque en algunas ocasiones la familia o la persona adoptada no han buscado inicialmente estos contactos pero han aparecido de forma no deseada en su vida, provocando una crisis. Por ejemplo, puede tratarse de información que contradiga la recibida en el momento de la adopción.

En ocasiones, el viaje de retorno lo inicia la propia familia adoptiva en un intento de obtener la mayor cantidad posible de información fiable de la vida preadoptiva de su hijo/a antes de que el tiempo haga desaparecer las huellas de ese pasado. En estos casos también es importante contar con apoyo emocional para gestionar la información obtenida ya que puede tratarse de información sensible o inesperada.

En todos los casos, la mediación implica la asistencia de una tercera persona que orienta hacia el entendimiento y la generación de comprensión entre las partes. Sirve también para acercar expectativas poco realistas, flexibilizar creencias, disminuir miedos… Las dificultades para comunicarse por las diferencias de idioma, contrastes culturales, etc. hacen más necesaria la presencia de una tercera persona que sirva de puente entre ambas partes.

En cualquier caso es fundamental tener presentes algunas cuestiones, teniendo en cuenta que hay tantos casos como familias y que no hay una fórmula mágica que sirva para todos.

Hay que mirar en primer lugar a los hijos y las hijas, si están motivados por el viaje, si tienen interés… Pero ¿qué ocurre si la necesidad de volver está en ellos y ellas y no en los padres y madres? ¿Podrán acompañarlos y sostenerlos emocionalmente de una forma adecuada?

También es importante el tema de la vinculación. Si no hay una vinculación segura y sana, dependiendo de la edad, puede ser contraproducente. En este sentido es importante no confundir las necesidades de los padres y madres con las de los hijos.

Si se plantea como un viaje para que conozcan y valoren sus orígenes, visitando solo las bellezas naturales y el legado cultural del país, se trataría de una visión sesgada de la realidad, ya que en todos los países hay cosas positivas y negativas.

Por otra parte, para los hijos e hijas ver que su familia tiene interés por encontrar sus raíces, incluida la familia biológica si hay datos suficientes para hacerlo, puede ayudarles a reconciliarse con su pasado.

En todo caso, es importante:

– Tener constancia de que los “buscadores” sean de absoluta confianza, puesto que es frecuente que aparezcan intereses no deseados cuando se trata de temas sensibles. Unicef habla de la aparición de toda una “industria” en torno a la adopción, por lo que sería deseable que no surgiera ahora otra en torno a la “búsqueda de orígenes”.

– Para hacer un viaje de retorno a los orígenes de los hijos e hijas sería interesante saber si los padres y madres han hecho el suyo propio y están reconciliados con su propia historia y su propio pasado. Si no es así, ¿cómo podrán acompañar a sus hijos en la reconciliación con sus orígenes?

– Independientemente del momento en que se haga o incluso si nunca se llega a hacer un viaje de retorno, lo más importante es honrar y reconocer los orígenes, tanto biológicos, como culturales, de nuestras hijas e hijos, aunque los primeros nos sean desconocidos y los segundos nos resulten ajenos.

Margarita Muñiz Aguilar
Instituto Familia y Adopción

___


Testimonios

Algunos de nuestros socios han querido compartir con AFNE su experiencia. Aquí tenéis sus testimonios.

 

Anna Soler-Pont, madre de Ennatu

Marc Planas, padre de Yonas

 


Informaciones de Interés

Algunas de les familias que han realizado el viaje de retorno han contado con la colaboración de estos dos guías turísticos del país:

Abera Kumbi

Tilahun Belay